El Papa Francisco anunció este día al finalizar el rezo del Regina Coeli, que gracias al pedido del Dicasterio para el Servicio Integral de Desarrollo Humano, se conmemorará un año especial dedicado al quinto aniversario de la Encíclica Laudato Si, sobre el cuidado de la Casa Común. Este dicasterio realizó estos días la «Semana Laudato Si» y por ello el Papa consideró oportuno que esta profundización sobre el clamor de la tierra  y los pobres, se extendiera, dijo que «Invito a todas las personas de buena voluntad a unirse, a cuidar nuestro hogar común y nuestros hermanos y hermanas más frágiles». El año especial para dedicar a la profundización de la Encíclica Laudato Si comienza a partir del 24 Mayo de este año hasta el 24 de mayo del año próximo.

El Papa tenía programado para este día visitar Acerra, un municipio italiano de Napolés, para apoyar la fe de esa población y el compromiso de quienes trabajan para contrarrestar el drama de la contaminación en la llamada Tierra de los incendios. El Pontífice dijo que «mi visita ha sido pospuesta; sin embargo, envío mi saludo, mi bendición y mi aliento al Obispo, a los sacerdotes, a las familias y a toda la comunidad diocesana, esperando conocerte lo antes posible. Iré allí, claro!»  El Papa pidió rezar esta oración para encomendar este año:

Oración

Dios amoroso,
creador del cielo, la tierra y todo lo que contienen.
Abre nuestras mentes y toca nuestros corazones,
para que podamos ser parte de la creación, tu regalo.

Estar presente para los necesitados en estos tiempos difíciles,
especialmente para los más pobres y vulnerables.
Ayúdenos a mostrar una solidaridad creativa para abordar
las consecuencias de esta pandemia global.
Haznos valientes para abrazar los cambios destinados
a buscar el bien común.
Ahora más que nunca, que podemos sentir que todos estamos
interconectados e interdependientes.

Haz posible que escuchemos y respondamos
al clamor de la tierra y al clamor de los pobres.
Que los sufrimientos actuales sean los dolores de dar a luz
a un mundo más fraterno y sostenible.

Bajo la mirada amorosa de María Auxiliadora,
oramos por Cristo nuestro Señor.
Amén.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí